El óptimo estado del filtro de combustible te ayudará, sin duda, a alargar la vida útil del motor del vehículo.

El óptimo estado del filtro de combustible te ayudará, sin duda, a alargar la vida útil del motor del vehículo.

El buen estado del filtro de combustible, tanto si se trata de un motor a gasolina como de un diésel, es fundamental para alargar la vida útil del mismo, ya que este filtro es el que se encarga de mantener y asegurar su buen funcionamiento.

Hay alguna diferencia entre el filtro de un coche diésel y uno gasolina, aunque la esencia sigue siendo la misma: evitar que el motor resulte dañado. En el caso de los vehículos de gasolina el filtro se encarga de evitar que lleguen hasta el motor impurezas que lo puedan dañar, mientras que en el caso de los motores diésel, el filtro de combustible se encarga principalmente de eliminar la humedad y evitar la corrosión de los elementos metálicos del motor.

En cualquier caso, su óptimo estado te ayudará, sin duda, a alargar la vida útil del motor del vehículo.

¿Qué ocurre si el filtro está en mal estado?

El principal enemigo del filtro de combustible es la suciedad que se va acumulando a lo largo del tiempo, creando una fina capa que puede llegar a tapar el filtro. El filtro de combustible si se obstruye hará que tanto la potencia del motor como el rendimiento de tu coche se vean afectados negativamente, pudiendo ocasionar graves averías.

¿Cómo detectar si el filtro está obstruido?

Hay una serie de síntomas que pueden evidenciar el mal estado del filtro de combustible. Por ejemplo:

  • Aumento de consumo de combustible. Con un filtro sucio la presión del suministro de carburante no es la apropiada, y eso se traduce en un aumento del consumo de carburante.
  • El motor se detiene frecuentemente. Para que el motor funciona, éste necesita un flujo de combustible constante. Una obstrucción en el filtro de combustible puede evitar este correcto flujo y provocar que el motor se detenga mientras el coche está en uso.
  • Dificultad de arranque debido a la obstrucción, ya que el combustible no llega adecuadamente al motor.
  • El motor no arranca. Un total taponamiento del filtro bloqueará el flujo de combustible hacia el motor, impidiendo que arranque.
  • Ruido del motor. Un filtro obstruido hace que nada más arrancar y al ralentí, el ruido del motor pueda resultar extraño.

Si observas alguno de estos síntomas en tu vehículo, no lo dudes, y pásate por tu taller Autofit de confianza. Solucionar el problema a tiempo puede evitarte grandes averías.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar