Para conducir con lluvia con seguridad es necesario que nuestro coche esté a punto.

Prepárate para conducir con lluvia en tu taller Autofit.

Conducir con lluvia añade algo de riesgo a nuestros trayectos. Por eso, es necesario que adaptemos la manera en la que conducimos con agua, pero también que hayamos puesto el coche a punto para la lluvia.

Unos sencillos consejos te ayudarán a que la seguridad vial no se vea comprometida esos días en los que la climatología pone a prueba a vehículo y conductor.

Consejos para conducir con lluvia

  • Escobillas limpiaparabrisas ¿Están en buen estado? El verano es una época especialmente dura para el caucho de las escobillas. Estos consejos te ayudará a saber si tienes que cambiarlas, aunque lo recomendable es que las cambies al menos cada año.
  • Comprueba el estado de los neumáticos antes de ponerte en marcha. Ya sabes que son el punto de contacto de tu vehículo con la carretera. Si las cubiertas están en buen estado contribuirás a evitar el aquaplaning.
  • Tampoco descuides la suspensión. Los amortiguadores, y su estado de mantenimiento, influyen notablemente en la distancia de frenado.
  • Mantén la distancia de seguridad con el vehículo precedente. Recuerda que, con el firme mojado, la distancia de frenado aumenta.
  • Adapta tu velocidad a las circunstancias. Conduce más despacio para evitar desagradables patinazos. Y si tu coche derrapa, no frenes con fuerza: pisa el pedal con firmeza y regularidad y dirige el coche en la dirección hacia la que derrapa.
  • Sigue la huella del coche que circula por delante: sus ruedas secan la calzada y la marca que haya dejado estará más seca que el resto del firme.
  • Si estás cansado, pospón el viaje. Si la somnolencia hace su aparición durante el trayecto, detente a descansar. Si la tormenta arrecia, no lo dudes y prosigue la marcha cuando la tormenta amaine.
  • Ah, claro, y revisa tu coche en tu Autofit si aún no lo has puesto a punto para las lluvias. ¡Te esperamos!

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar