¿Tu coche está listo para el invierno? Consejos para ponerlo a punto

Cómo preparar y qué revisar de tu coche de cara al inviernoLlevar el coche a punto durante todo el año es fundamental no sólo desde el punto de vista de nuestra seguridad, sino también para asegurar una mayor vida útil de nuestro coche y de todos sus componentes, además de ser bueno para nuestro bolsillo. Sin embargo, si hay una estación del año que nos obliga a poner aún mayor atención a nuestro vehículo esa es el invierno.

Y es que con la llegada del invierno nuestro coche debe hacer frente a temperaturas bajas, que pueden incidir en el rendimiento de un buen número de sus elementos. Pero eso no es todo.

En esta época del año, el menor número de horas de sol, el hielo o la nieve, además de la lluvia o la niebla, son otros factores que tendrán una incidencia importante en nuestros trayectos, con lo que tener un vehículo en buenas condiciones, aumentará nuestra seguridad en carretera.

Por eso, desde Autofit, queremos ofrecerte algunos consejos y claves para adecuar tu coche a la llegada del invierno para que éste pueda afrontar la estación más fría del año con solvencia.

Qué tener en cuenta en invierno

Para preparar tu coche para el invierno, es muy importante realizar un buen mantenimiento de todo el coche, si bien es cierto que hay determinados elementos que requieren un cuidado especial, sobre todo, en estos meses del año.

Una de las primeras cosas que debemos hacer es, si es posible, es aparcar el coche bajo techo, especialmente, por las noches y no dejarlo a la intemperie. Las heladas nocturnas de esta época son muy dañinas para la batería del coche, el líquido refrigerante, la carrocería o la pintura.

Si no nos queda más remedio que dejar el coche en la calle, al día siguiente tendremos que lidiar con la escarcha acumulada en el parabrisas y no podemos hacerlo de cualquier manera porque acabaremos dañando también las escobillas.

Lo mejor para quitar la capa de hielo es recurrir a un rascador (también puedes hacerlo con alcohol) de los que venden en cualquier tienda de accesorios. Y es que descongelar el parabrisas con agua muy caliente o con el aire de la calefacción a temperatura elevada, puede dañarlo seriamente por el cambio brusco de temperatura, provocando su rotura, y más el parabrisas tiene un impacto.

Qué elementos revisar antes del invierno

Acabamos de mencionar algunos de los componentes que más sufren en invierno. Ahora, te contamos con más detalle cómo cuidar esos elementos ‘más sensibles’ en esta estación del año por la incidencia del frío en ellos, así como por los fenómenos que nos podemos encontrar (niebla, lluvia, nieve, hielo…) al circular en carretera.

De este modo, los neumáticos serán los primeros en ser revisados de cara al invierno, ya que son el único contacto del coche con la carretera, y la lluvia, el hielo y la nieve son sus principales enemigos, sobre todo, si están desgastados o circulamos con presiones inadecuadas.

Así, además de comprobar su estado al menos una vez al mes, y siempre que salgamos de viaje, (presión, dibujo, posibles daños…), debemos sopesar la opción de montar unos neumáticos de invierno o ‘todo tiempo’ si vivimos en zonas donde las temperaturas se mantienen mucho tiempo por debajo de los 7ºC.

Recuerda que la vida útil media de los neumáticos está en torno a los 35.000-40.000 km, si bien esto depende en gran medida del tipo de conducción, del buen estado de la suspensión y del tipo y estado de las calzadas por las que solemos circular. No olvides tampoco revisar la rueda de repuesto.

¿Y más allá de los neumáticos?

Otro elemento fundamental a comprobar es la batería. Ten en cuenta que las temperaturas extremas (tanto frío como calor) afectan a su vida útil y rendimiento. Con el frío, si la batería no está en buenas condiciones, carece de la potencia necesaria para arrancar el vehículo.

Comprueba su carga, el estado de los bornes y el nivel del agua (si requiere mantenimiento). Si los bornes están blanquecinos es señal de que están sulfatados. En este caso, límpialos con agua caliente para que funcionen correctamente. No está de más llevar unas pinzas por si se descargara.

De igual forma, revisa que los niveles de los fluidos (aceite lubricante, líquido refrigerante (o anticongelante), líquido de frenos o líquido limpiaparabrisas son correctos. De esta manera, mantendrás correctamente lubricado el motor y evitarás también problemas en el sistema de refrigeración.

Al mismo tiempo, frenos y amortiguadores deberán estar en bueno estado. Unos chirridos al frenar indicarán que las pastillas están endurecidas o los discos están desgastados; si frenas y notas vibraciones, los discos pueden estar ovalados o deformados.

También, un síntoma de que algo va mal en los amortiguadores es si tienen alguna fuga. Para revisar la suspensión, o pastillas y discos de frenos acude a un taller de confianza.

La importancia de la visibilidad en invierno

Respecto al líquido limpiaparabrisas, ten en cuenta que existe una mayor probabilidad de uso en esta época y, por tanto, un mayor consumo de dicho líquido. Así, además de comprobar su nivel periódicamente, no rellenes el depósito sólo con agua, para evitar que se congele a bajas temperaturas.

En caso contrario, si accionamos el limpiaparabrisas circulando, el agua puede congelarse sobre el parabrisas, dificultando nuestra visión. Usa siempre líquidos limpiacristales adecuados.

Recuerda que es muy importante para tu seguridad mantener el parabrisas en perfectas condiciones para asegurar la mayor visibilidad posible, así como evitar los alumbramientos.

De hecho, también será fundamental que revises las escobillas limpiaparabrisas, pues con el calor la goma puede haberse cristalizado y no efectuar el barrido de forma correcta. Lo aconsejable es cambiarlas una vez al año.

Asimismo, el sistema de alumbrado del coche adquiere especial importancia durante el invierno. Con menos horas de luz, es fundamental ver y ser vistos. Nuestra seguridad y la de los demás dependerá de un correcto estado de las luces, tanto las de alumbrado como las de señalización.

Además es recomendable circular durante todo el día con las luces de posición activadas, si nuestro coche no incorpora ya la luz diurna, obligatoria en todos los coches homologados en la UE desde 2011. Y recuerda, si debes sustituir alguna lámpara, hazlo siempre por pares.

¿Qué más puedo hacer?

Además de los cables de arranque de batería, antes de empezar un viaje por carretera recuerda llevar alguna manta de viaje, linterna con pilas y móvil recién cargado, así como un dispositivo para poder recargarlo. Asimismo, conviene que te informes de las previones meteorológicas (por ejemplo, en la Aemet), así como del estado de las carreteras (en la DGT) antes de viajar.

En ruta, no apures el depósito de combustible, ya que podemos necesitarlo para usar la calefacción. También, conviene revisar los datos de contacto del seguro y de la asistencia en carretera —si disponemos de ella—  por si sucede algún percance.

Y no te olvides que es obligatorio llevar chaleco reflectante y dos triángulos de señalización de peligro debidamente homologados. Tampoco está de más portar cadenas, si tu coche monta neumáticos de verano y vas a circular por zonas donde puede nevar.

Confía en Autofit

Con estos sencillos consejos para el cuidado de tu vehículo en invierno, evitarás disgustos innecesarios y, sobre todo, conseguirás que tu coche esté en las mejores condiciones para hacer frente al frío.

Confía en los profesionales de Autofit para mantener o solucionar cualquier problema que pueda surgir en tu coche. Los talleres de nuestra Red trabajamos día a día para ser tu mejor opción cada vez que tengas que reparar o efectuar una operación de mantenimiento a tu vehículo.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar

¿Tu coche está listo para el invierno? Consejos para ponerlo a punto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad