prueba de opacidad en el taller

Mantén las emisiones de tu coche a raya: revísalo periódicamente en tu Autofit.

La Inspección Técnica de Vehículos (ITV) es un trámite al que todos los automóviles deben someterse con el objetivo de asegurar la seguridad de los mismos, reducir accidentes por causas técnicas y proteger el medio ambiente mediante. En este último cometido, en el control de emisiones y los gases de escape, juega un papel determinante la prueba de opacidad diesel, un temido test para muchos propietarios de automóviles con motores de encendido por compresión.

La prueba de opacidad diesel

No es ningún secreto que es una de las pruebas que más preocupan a los conductores a la hora de enfrentarse a la ITV. Y no solo porque nuestro coche pueda contaminar más de lo normal. La prueba de gases u opacidad de los vehículos a gasoil levanta ciertas reticencias y no pocos conductores se preguntan si no puede resultar perjudicial para el motor de sus coches. Pero, ¿en qué consiste exactamente?

Fundamentalmente, consiste en medir el nivel de humo en el escape, y aunque no te lo parezca, tu coche no tiene por qué sufrir ningún percance durante la misma. Al menos en condiciones normales. Si tu coche sigue un adecuado mantenimiento en tu taller mecánico, no tendrás que preocuparte.

¿En qué consiste la prueba de opacidad de la ITV?

La prueba de gases, u opacidad, consiste en llevar el motor desde el ralentí hasta la velocidad de desconexión, hasta el corte de inyección, dando acelerones en vacío. Ante todo, aclarar que este tipo de pruebas no dañan al motor si se realizan con las condiciones adecuadas, es decir con el motor caliente y los elementos auxiliares que consumen energía -como las luces o la radio- apagados.

La manera de proceder a la prueba consiste, normalmente, en hacer tres mediciones diferentes, obteniendo una media de todas ellas al finalizar el proceso. La normativa estipula que los vehículos matriculados después del 01/07/2008 no deben superar una media de 1,5, mientras que los vehículos matriculados con anterioridad no han de rebasar el límite de opacidad de 2,5 en el caso de los diésel atmosféricos, y de 3 en los turboalimentados.

Revisión de gases de escape

Consejos para superar la prueba de gases sin problemas

El motor debe de estar caliente: asegúrate de que antes de llegar a la ITV ha funcionado lo suficiente. Quizás sea buena idea no apagar el motor antes de someter tu coche a la prueba.

Otra buena idea, antes de pasar la prueba, es ser exigente con tu coche para ayudarle a quemar la carbonilla que pueda haberse acumulado en el escape. Para ello, antes de presentarte a la prueba, bastará que durante un recorrido medio mantengas tu motor con regímenes de giro elevados. Súbelo de vueltas y no tengas miedo de llegar al corte de inyección. Conducir en segunda o tercera a 3.000 – 3.500 revoluciones durante algún período puede también ayudarte a conseguirlo.

Asegúrate de que tu coche está en buen estado de mantenimiento. Acostúmbrate a no olvidarte de las revisiones periódicas de tu coche. Nadie como tu mecánico Autofit para confirmarte en qué estado se encuentran sistemas claves para el control de las emisiones contaminantes como:

  • Motor
  • Filtro de Partículas
  • Sistema de inyección
  • Filtros de aire, combustible…
  • Sistema de escape
  • Calentador diésel, etc…

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar