Cómo detectar fallos en la caja de cambios y cómo cuidarlaEl sistema de transmisión del vehículo es el que permite que llegue a las ruedas motrices la potencia y movimiento necesarios para que el coche avance. En juego están varios componentes como el embrague, la caja de cambios, las juntas, los paliers, etc.

Si alguna de estas piezas falla o está en mal estado es cuando podemos tener problemas en la transmisión. En el caso concreto de la caja de cambios, las averías más comunes son: holgura entre engranajes, desgaste de los cojinetes, fallos en las varillas del cambio, aceite inadecuado, sincronizadores desgastados, juntas en mal estado pueden provocar fugas de aceite, o defectos en el embrague (gastado, destensado…).

Señales de que algo falla

Ya sea manual o automática, la caja de cambios ofrece algunas señales de que algo no va bien en su funcionamiento, por lo que deberemos acudir a un taller para que revisen el sistema. Por este motivo, conviene que estemos atentos a esos indicios que nos darán la señal de alarma antes de que se produzca una avería más costosa.

En cuanto a las cajas manuales, si al cambiar de marcha en frío y de forma continuada en la conducción resulta más costoso, produce un ruido (‘rasca’) al efectuar el cambiar de marcha, o saltan las marchas en plena conducción, son síntomas de que algo está fallando.

Mientras, en las cajas automáticas, si el tiempo de reacción en frío al arrancar el vehículo es excesivamente largo, existe una falta de potencia en el arranque o bien el cambio de marcha es tremendamente lento y, en ocasiones, se hace imposible, el sistema nos alertando de que existe alguna avería.

Cómo cuidar la caja de cambios

Es importante que mantengamos la caja de cambios de nuestro coche en perfectas condiciones, pues una conducción poco responsable puede llevarnos a una avería que en ningún caso será barata.

Por eso, es fundamental que pongamos mucha atención a nuestra forma de conducir e intentemos evitar algunas malas costrumbres adquiridas con el paso del tiempo.

  • Es muy aconsejable evitar malos hábitos con el embrague, por ejemplo, se debe pisar hasta el fondo al realizar cada cambio de marcha.
  • No apoyar la mano (o el brazo) sobre la palanca de cambio, ya que la presión que se genera con roces puede ir dañando el sistema poco a poco.
  • Es muy importante mantener el nivel de lubricante en las cajas que son mecánicas, así los engranajes estarán refrigerados y protegidos. Asimismo, es necesario revisar el líquido hidráulico para las cajas de cambios automáticas.
  • Evitar hacer ‘punta-tacón’ (pisar el pedal de freno con la punta del pie y acelerar con el talón) o tirar del freno de mano con el vehículo en movimiento (‘trompos’).

Confía en Autofit

Para concluir, te recordamos que es recomendable que una vez al año pases por el taller para que comprueben el estado de la caja de cambios de tu coche. Allí, por ejemplo, podrán comprobar el nivel del líquido lubricante (valvulina en el caso de las manuales y ATF en el de las automáticas) que debe ser reemplazado de forma periódica.

En Autofit disponemos de la maquinaria y los profesionales adecuados para realizar estas y otras operaciones de mantenimiento que pueda necesitar tu vehículo. Confía en nuestros talleres a la hora de reparar o mantener tu coche en las mejores condiciones.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar