Cómo cuidar un coche nuevo para que dure más tiempo

Cosas que debes y no debes hacer con un coche nuevo¿Acabas de comprar un coche nuevo? Después de pasar mucho tiempo, incluso meses, mirando en Internet, preguntando por ahí y pisando concesionarios, por fin, ya tienes tu coche ¿Y ahora qué? Pues ahora toca disfrutar de tu elección y cuidarlo para que te dure mucho tiempo y, si lo piensas vender a medio plazo, mantenerlo como nuevo para sacarle el mayor rendimiento a la hora de efectuar la venta.

¿Y qué puedes hacer para mantenerlo como nuevo más tiempo? Si mimas tu coche desde el principio, esta tarea será sencilla. Sólo debes prestarle la atención que se merece y siempre ponerlo en manos de talleres de confianza cuando necesite someterse a las operaciones de mantenimiento establecidas por el fabricante o para cualquier otra reparación o sustitución de elementos de desgaste como neumáticos, pastillas y discos de freno…

En este sentido, el rodaje es una fase previa al disfrute total de un vehículo nuevo y, aunque parece cosa del pasado, las razones para no saltarse este trámite son bastante convincentes como para arriesgarse a no saber cómo hacer bien el rodaje de un coche nuevo.

Un buen rodaje para un coche actual poco tiene que ver con los que se hacían antes que exigían verdaderos ajustes manuales e, incluso, el paso por un taller. Ahora es cuestión de darle al vehículo el tiempo preciso y las condiciones idóneas para que todo funcione y se acople como cabe ha previsto el fabricante.

¿Qué tener en cuenta de tu coche nuevo?

Lo primero que debes tener en cuenta es, como decíamos, que debes dedicarle tiempo a su mantenimiento, a tenerlo siempre a punto, lavarlo (por fuera y por dentro) con frecuencia para cuidar su carrocería…, así como seguir una serie de consejos que ayudarán a que tu coche nuevo siga así mucho tiempo.

De este modo, debes respetar el periodo de rodaje que te hayan recomendado para tu coche nuevo. Por lo tanto, no debes forzar demasiado el motor en los primeros 1.000 a 3.000 kilómetros. Así, la maquinaria nueva terminará de ajustarse y los cilindros quedarán limpios de posibles impurezas.

Por eso, no es conveniente y está totalmente contraindicado que revoluciones tu coche nuevo al máximo en sus primeros trayectos (lo aconsejable es mantenerlo siempre por debajo de las 3.000 revoluciones). Olvídate de probar sus límites y de conducir apurando cada marcha. Se trata de que el motor se ajuste con suavidad y no de que trabaje a pleno rendimiento desde el primer momento, nada más salir del concesionario.

Estos experimentos pueden hacer que los pistones se desplacen demasiado rápido por los cilindros y extiendan las posibles imperfecciones por las paredes del motor. Esto, evidentemente, puede ocasionar problemas a largo plazo.

En definitiva, se recomienda una conducción adaptada y progresiva, sin bruscas aceleraciones y teniendo en cuenta la temperatura del motor y el ajuste de revoluciones. Es importante respetar las temperaturas de servicio y esperar a que aceite y refrigerante estén en torno a los 90ºC para hacer trabajar al propulsor sin dañarlo.

¿Qué más debo evitar en mi coche nuevo?

Todo esto no significa que debas mantener una velocidad constante, como en autovía o autopista. Es más, lo aconsejable es que circules por carreteras convencionales con trazados menos rectos, mejor con curvas y pequeñas pendientes. Y es que es necesario realizar viajes que requieran cambios de velocidad, de marchas, pues manteniendo una velocidad constante no se logra una buena aclimatación de tu coche nuevo.

En este sentido, debes evitar el control de crucero que cada vez incorporan más vehículos nuevos. Muchos conductores lo utilizan en viajes largos para llevar la velocidad constante sin pasarse de lo permitido. Pero durante el rodaje es importante evitarlo, ya que el hecho de mantener el motor a unas revoluciones permanentes puede ocasionar problemas.

En cuanto a su uso, es entendible que quieras usar todo lo que puedas tu coche nuevo, pero ten cuidado con esto, no vayas a querer cogerlo hasta para ir a buscar el pan a la vuelta de la esquina. Las distancias cortas son mala idea en el periodo de rodaje , ya que quizás el motor no llega a calentarse del todo, cosa que puede ocasionar daños permanentes al motor.

Respecto a esto, debes ser consciente de que el aceite juega un papel fundamental en el rodaje de un motor: el lubricante debe estar a su temperatura óptima de funcionamiento. Para que esto ocurra, el coche debe circular al menos 15-20 minutos. La lubricación garantiza que las piezas se expandan como es debido y así se adaptan todas entre ellas.

De esta forma, los recorridos urbanos, pero largos, pueden ser prácticos para el rodaje de las marchas, pues estos trayectos exigen un cambio continuo de marchas algo que no debe faltar en el rodaje de un coche nuevo. Eso sí, evita siempre los acelerones y frenazos.

¿Y qué hago con la carga en mi coche nuevo?

Mucha gente estrena su coche nuevo en periodos vacacionales, y, además, le añade un remolque. Mala idea. Arrastrar un remolque exige al vehículo dar más de sí y, al conductor, pisar más el acelerador. Durante los primeros 1.500 kilómetros del coche lo mejor es no tener remolcar ningún elemento (caravana, portamotos, para perros…) que nos imponga pisar a fondo el acelerador.

Por ello, evita las bacas (para arcones, portabicis…) y los remolques en los primeros 3.000 kilómetros para que el coche vaya acostumbrándose poco a poco y sin tener que exprimir al máximo su potencia y fuerza en los primeros viajes.

En general, lo más recomendable es evitar cargar el vehículo durante los kilómetros que vayas a dedicar al rodaje. Siempre que sea posible, no cargues en exceso el maletero ni utilices el coche durante el rodaje para llevar cargas muy pesadas.

Confía en Autofit

Una vez alcanzados los 3.000 kilómetros, no significa que ya puedas exigir el máximo a tu coche nuevo. La segunda parte del rodaje se extiende hasta los 5.000 o 6.000 kilómetros. En esta fase, podemos aumentar las exigencias de nuestra conducción, pero en ningún caso debes rodar durante largos periodos de tiempo a las mismas revoluciones.

En Autofit estamos seguros de que si sigues estos consejos y recomendaciones, tendrás tu recompensa a largo plazo, pues tu coche estará listo para durar más tiempo: en tu mano estará cuidarlo como prevé su fabricante y efectuar una conducción que respete tanto la mecánica de tu coche nuevo como las normas de circulación.

Recuerda que los talleres Autofit están capacitados para efectuar las revisiones oficiales previstas por las marcas de vehículos. Confía en los profesionales de nuestra Red. Trabajamos día a día para seguir siendo tu mejor opción a la hora de reparar o mantener tu coche en perfecto estado.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar

Cómo cuidar un coche nuevo para que dure más tiempo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *