Cómo conseguir la etiqueta ambiental de la DGT

Cómo conseguir la etiqueta ambiental de la DGT Desde el 8 de octubre de 2018 está en vigor en la ciudad de Madrid el nuevo Protocolo de Actuación para Episodios de Contaminación por Dióxido de Nitrógeno. Esta norma busca combatir, mediante restricciones de tráfico y promoción del transporte público, los episodios de alta contaminación en la capital.

La novedad más llamativa de esta nueva regulación es que, de cara a futuros episodios de alta contaminación, las restricciones de tráfico ya no se aplicarán según el sistema de matrículas que el consistorio madrileño había venido realizando.

A partir de ahora, el ayuntamiento se guiará por la etiqueta ambiental que establece la Dirección General de Tráfico (DGT) para distinguir los vehículos según su nivel contaminante, de menos a más, entre ‘0 emisiones’, ‘ECO’, ‘C’ y ‘B’, y del que se quedan fuera muchos vehículos.

De este modo, en episodios de alta contaminación, los vehículos sin esta etiqueta ambiental (incluidos ciclomotores) , a partir del ‘Escenario 2’, tendrán prohibida la circulación por el interior de la M-30 (incluida esta vía de circunvalación). Una prohibición que se extiende a todo el término municipal en el ‘Escenario 3’ (hay 5 siendo este ‘Escenario 5’ el más grave y restrictivo).

¿Si no circulas por Madrid esto te afecta? Barcelona tiene en marcha desde diciembre de 2017 restricciones al tráfico similares. Además, esta norma podrían implementarla otros municipios españoles. De igual forma, podrías exponerte a una multa en un viaje puntual a Madrid en caso de no tener la etiqueta ambiental y estar vigente algún escenario de alta contaminación.

¿Por qué no tengo etiqueta ambiental?

Desde finales de 2016, y durante 2017, la mayoría de los conductores —los titulares de 16 millones de vehículos clasificados como ‘0 emisiones’, ‘ECO’, ‘C’ y ‘B’— recibieron por correo en su domicilio el distintivo ambiental remitido por la DGT junto con una carta explicativa de la iniciativa.

Si no recibiste la etiqueta ambiental es probable que tu coche se quede fuera de esta clasificación, por ser considerado los más contaminantes: los de gasolina anteriores al año 2000 y a los diésel anteriores a 2006 (motos y ciclomotores anteriores a 2003). En la web de la DGT puedes comprobar qué etiqueta corresponde a tu coche, sólo con introducir la matrícula.

También es probable que fueras uno de los miles de conductores que, por el motivo que fuese (fallo de la DGT, cambio de domicilio, extravío en Correos…), no llegó a recibir la etiqueta ambiental de su vehículo.

¿Y aún puedo conseguirla?

Efectivamente. Si tu coche está encuadrado en alguna de las cuatro categorías que establece la DGT, aún puedes conseguir tu etiqueta ambiental. Ten en cuenta que esta etiqueta no es obligatoria, si bien la DGT deja al criterio de los ayuntamientos —como ha hecho el de Madrid y podrían hacer otros en el futuro— exigirla para poder circular por sus términos municipales en determinadas circunstancias.

Así, si aún no la tienes puedes adquirirla por 5 euros en cualquier oficina de Correos (en algunas podrás adquirirla en el momento, mientras que en otras tendrás que esperar 3-4 días hábiles). También puedes conseguirla a través de gestorías e, incluso, en los talleres de reparación de vehículos. Para solicitarla únicamente es necesario aportar el permiso de circulación del vehículo y un documento identificativo personal (DNI, pasaporte o carné de conducir).

¿Y dónde debo colocarla una vez tenga la etiqueta ambiental? Como decíamos, de momento, la colocación del distintivo ambiental es voluntaria. Sin embargo, es recomendable que se realice para facilitar la identificación de tu vehículo cuando sea requerida por la autoridad. En este sentido, desde la DGT piden que se adhiera en el ángulo inferior derecho del parabrisas delantero, si se dispone de él, o en su defecto, en cualquier sitio visible del vehículo.

¿Qué pasa si mi coche es ‘B’ o ‘C’?

Estos coches cuentan con motores de gasolina que cumplen la normativa Euro 3 o diésel de las normativas Euro 4 y 5 —en el caso de los ‘B’— y vehículos de gasolina que cumplen las normativas Euro 4, 5 y 6 y los diésel que cumplen la Euro 6, —en los ‘C’—. Ambas categorías, si bien tienen menos restricciones que los vehículos sin etiqueta, también se ven efectados.

En este sentido, desde Autofit te recordamos que todos los vehículos de gasolina Euro 4 en adelante, transformados a Autogas, se convierten en etiqueta ‘ECO’ y pasan a disfrutar de las ventajas que ello conlleva. Las transformaciones a Autogas han experimentado un espectacular crecimiento en el último año, precisamente, gracias a sus múltiples ventajas.

Y es que conducir un vehículo poco contaminante tiene beneficios no sólo para tu bolsillo sino también para el medioambiente. En Autofit podemos ayudarte a transformar tu vehículo de gasolina a híbrido movido con GLP. En nuestros talleres especialistas podrán asesorarte para convertir tu coche en ‘ECO’ y disfrutar de sus beneficios.

Confía en Autofit

Sea como sea tu coche, cumple con las revisiones periódicas establecidas por su fabricante. Sólo así podrás asegurarle una mayor vida útil y reducirás, de forma considerable, la probabilidad de sufrir averías. Además, podrás prolongar sus prestaciones ‘de fábrica’ durante más tiempo.

Confía en Autofit para efectuar no sólo las revisiones recomendadas por la marca de tu coche. Los profesionales de los talleres de nuestra Red trabajamos día a día para seguir siendo tu mejor opción a la hora de realizar cualquier operación de mantenimiento o reparación que requiera tu vehículo.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar

Cómo conseguir la etiqueta ambiental de la DGT

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad