Cómo afrontar con el coche un episodio de gota fría

Cómo afrontar con el coche un episodio de gota fríaEl sur y el Levante peninsular están sufriendo el primer episodio de gota fría del otoño. En las próximas horas, se han sucedido importantes episodios de lluvia y viento que mantendrán en alerta todos los servicios de emergencia y a la población en general durante varios días.

La gota fría se produce por una perturbación de la atmósfera que desencadena tormentas intensas acompañadas de aparato eléctrico. Este fenómeno actúa en superficies reducidas y se concentra en un breve período de tiempo. El desbordamiento de ríos y barrancos acaba provocando inundaciones.

Esta primera gota fría del otoño 2018, que en sus primeras horas ha llegado a descargar hasta 245 litros por metro cuadrado en algunos puntos, está afectado desde jueves y hasta el domingo a Cataluña, Aragón, Comunidad Valenciana, Andalucía, Baleares y Murcia, según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). Especialmente intensas serán en las provincias de Teruel y Castellón.

Según los expertos, que se produzca un temporal de lluvia o gota fría tan intenso como este a estas alturas del año es inherente al clima mediterráneo en otoño, aunque en los últimos años han brillado por su ausencia (otoños inusualmente secos). No en vano, el último precedente se produjo en octubre de 2008.

Qué hacer en caso de gota fría

Si no tienes más remedio que coger el coche durante estos días por estas comunidades, conviene que tengas en cuenta una serie de recomendaciones básicas que ofrecen las autoridades para evitar males mayores.

La primera recomendación, como decíamos, es no circular con el coche. Y si no queda más remedio, utiliza el vehículo sólo cuando sea imprescindible e infórmate del estado de las carreteras y del tiempo atmosférico de la zona antes de comenzar el viaje.

Y si sales a la carretera, conduce por vías principales siempre que sea posible. Es preferible circular por autopistas y carreteras principales ya que son más seguras y son vías de fácil acceso para los servicios de asistencia.

Asimismo, aléjate de los cauces y zonas cercanas a ríos o barrancos y no permanecer en los puentes. En el caso de los cauces secos, pueden producirse avenidas repentinas. Y nunca cruces por zonas peligrosas (haz caso a las señales de ‘zona inundable’): evita puentes o lugares inundados que puede que no resistan las condiciones

¿Y si me pilla una riada?

La RAE (Real Academia de la Lengua) define riada como “una crecida repentina del nivel de las aguas de un río”; pero a nivel popular este término se utiliza para cualquier corriente de agua de gran afluencia, proceda de donde proceda.

Son muchos los conductores que han perdido la vida en una riada porque se empeñaron en permanecer dentro del vehículo. El hecho de que el coche flote otorga una falsa sensación de seguridad en el habitáculo, pero cuando uno se encuentra con al agua al cuello (o a las rodillas), lo mejor es salir del coche.

¿Y por qué flota el coche?¿Recuerdas el Principio de Arquímedes? Este principio dice que “todo cuerpo sumergido en un fluido experimenta un empuje vertical y hacia arriba, equivalente al peso del fluido desalojado”.

Esto, traducido a lo que sucede con un coche que se ve envuelto en una riada supone que, por cada 30 cm de profundidad, la fuerza de la corriente sobre el mismo se incrementa 225 kg. Y lo que es peor, cada 30 cm de altura del agua a partir de los bajos, su peso se reduce en casi 700 kg. En resumen: una corriente de 10-20 km/h y 60 cm de profundidad, arrastraría a la mayoría de los vehículos.

Lo mejor siempre es salir del coche

Dicho esto, y si a pesar de las recomendaciones anteriores, te ves rodeado de agua en tu coche por la avenida repentina de agua provocada por la gota fría, el mejor consejo es que abandones el coche lo antes posible.

A la hora de abandonar el vehículo hay que tratar de hacerlo por el lado opuesto a la corriente. Además, hay que tener en cuenta que si la altura del agua supera los 60 cm es muy probable que nos cueste abrir la puerta, así que lo mejor será salir del coche por la ventanilla.

Y si el agua ha entrado en el motor impidiendo el funcionamiento de los elevalunas eléctricos, busca un objeto contundente para romper el cristal. Una vez fuera, nada siempre en la dirección de la corriente. Nunca se debe nadar contra corriente, sino nadar a favor, dirigiéndote a un punto seguro (la orilla, un árbol o cualquier otro sitio que nos permita salir de la corriente).

En el caso de que el coche ya esté sumergido, espera a que se llene de agua para poder abrir la puerta. En el techo del vehículo siempre se forma una burbuja de aire. No obstante, resulta preferible y menos peligroso salir por la ventana antes de que el vehículo se inunde por completo.

Confía en Autofit

Además de todas estas recomendaciones, sigue también las que te hemos ofrecido en Autofit tanto en cuanto a la conducción con lluvia, como a la hora de tener tu coche preparado para el otoño. Para superar la gota fría es importante que tengas en buen estado elementos como neumáticos, pastillas y discos de freno, amortiguadores, escobillas limpiaparabrisas, sistema de alumbrado…

Confía a los profesionales de Autofit el cuidado de tu coche. Nuestros expertos trabajan día a día para ser siempre tu mejor opción a la hora de reparar o realizar cualquier operación de mantenimiento en tu vehículo.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar

Cómo afrontar con el coche un episodio de gota fría
5 (100%) 3 votos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad