Cómo afectan los baches en tu coche y cómo evitar posibles averías

Cada vez es más ostensible en la red viaria española la presencia de un mayor número de baches en las calzadas. La crisis y sus recortes han incidido negativamente en el gasto de las administraciones en la conservación de las carreteras. Para complicar un poco más la situación, las nevadas y lluvias de los últimos meses han elevado el número de socavones peligrosos para los neumáticos y otros componentes del vehículo en más de un 165%. Un problema que parece que no tendrá una solución definitiva a corto plazo, al menos en las vías dependientes del Estado, ya que el Proyecto de Presupuestos para 2018 que ha hecho público el ministro de Fomento contempla una reducción del 4,3% con respecto a 2017 en la partida destinada a conservación de carreteras y seguridad vial, pasando de 958,1 millones de euros el año pasado, a 917 millones para este ejercicio. Y eso que, según el último informe sobre necesidades de inversión en carreteras elaborado por la Asociación Española de la Carretera (AEC), de 2015, los firmes acumulan un déficit en mantenimiento de 6.617 millones de euros. Por este motivo, es muy importante que tengamos mucha precaución cuando circulemos para evitar que nuestro vehículo impacte a una velocidad lo suficientemente elevada como para que provoque no sólo una importante avería en nuestro vehículo, sino, incluso, un accidente. ¿Cómo afectan los baches en mi coche? El primer componente que se puede ver daño por la incidencia de los baches son los neumáticos. La colisión violenta de cualquier rueda con un socavón castiga tanto la estructura interna de la cubierta como su banda de rodadura. Dichos daños pueden extenderse a la llanta, comprometiendo gravemente la estanqueidad del conjunto. Algo que aumenta de forma exponencial la posibilidad de sufrir un reventón en carretera, con los peligros que esto conlleva. Sin embargo, las ruedas no son el único componente que puede verse afectado por los baches en el asfalto. Piensa que prácticamente cualquier pieza de nuestro coche es susceptible de sufrir daños por las vibraciones, y el golpe violento, que se produce al superar un bache. Así, los baches también pueden provocar daños más o menos importantes en el chasis de tu coche, que normalmente no son visibles inmediatamente. Los amortiguadores acortan su vida, y, además, al deteriorarse pueden perjudicar a otros elementos, como los neumáticos, e incluso poner en riesgo tu seguridad. Asimismo, los brazos de suspensión también pueden dañarse, así como otros elementos (silentbocks, rótulas...) de los sistemas de suspensión y de la dirección. Incluso, hasta los anclajes del motor se pueden ver dañados. De igual forma, la puesta a punto también se puede resentir. Lo más habitual es que los baches provoquen la pérdida de los plomos que, a modo de contrapeso, equilibran el neumático, generando vibraciones en la dirección. También puede alterarse la geometría de la dirección y los ejes, al perderse la alineación y el paralelo del coche. Otros daños de los baches La consecuencia secundaria de un bache puede llegar incluso a provocar la rotura del parabrisas de nuestro coche. Cada coche que pasa sobre un bache lo va empeorando. El alquitrán y la gravilla se desprende, y esos restos pueden ser proyectados a los coches que nos preceden. De manera que, en tramos con el firme en mal estado, y muchos baches, hemos de ser especialmente cuidadosos manteniendo una distancia prudencial con el coche que nos precede. Incluso, en zonas en las que los baches han sido solucionados con parches, hemos de extremar la precaución y mantener la distancia de seguridad con otros vehículos para evitar daños en el parabrisas. Los parches que se utilizan para reparar algunos baches también generan gravilla sobre el asfalto. Por otra parte, no es común que nos encontremos con baches tan profundos como para generar otros daños, pero existen. Sin embargo, superar un bache a gran velocidad, o hacer lo propio en baches realmente profundos, aún puede entrañar peligros mayores, como la pérdida del control de nuestro vehículo, o incluso dañar los bajos de nuestro coche, las defensas, o la línea de escape. Consejos para evitar averías por los baches A la vista de las consecuencias que puede tener pasar por encima de un bache, no es necesario incidir en por qué es tan importante tratar de esquivarlos y, sobre todo, aminorar la velocidad en vías muy bacheadas. Otro consejo a seguir, que sirve igualmente para badenes, resaltos..., es no frenar inmediatamente antes de llegar al bache, pues la frenada y la inercia hacen que el vehículo se incline hacia adelante, acentuando el efecto de hundirnos y, en consecuencia, el efecto que puede producir el bache. De igual forma, tampoco es buena idea acelerar en pleno socavón, ya que podemos encontrarnos con que, durante un instante, las ruedas pierdan el contacto con el asfalto, y momentáneamente perdamos el control del vehículo. De este modo, debemos frenar al máximo y con la suficiente antelación cuando avistemos un bache en nuestra trayectoria. Si, a pesar de las precauciones, golpeamos un neumático, revisa la rueda golpeada nada más producirse el incidente, buscando las huellas del impacto en la banda de rodadura, en los flancos o en la propia llanta. Si percibes cualquier daño acude a un taller de confianza para que analicen el estado de la rueda. Del mismo modo, no evites la visita a un profesional de la reparación si notas algún ruido extraño en la suspensión o traqueteo o vibración en el volante, o bien percibes que el volante va ligeramente girado hacia un lado cuando el coche avanza en línea recta. Una vez confirmado que los daños causados en algún neumático implican necesariamente su sustitución, recuerda que debes cambiar los dos del mismo eje. Y si el golpe ha sido muy violento es posible que debas sustituir también la llanta, ya que puede perder su estanqueidad, con pérdidas peligrosas de presión del neumático. Confía en Autofit Y si por mala fortuna, los baches de la carretera provocan un accidente en el que te veas implicado, denuncia y reclama a la administración responsable de la vía. En Autofit, te recomendamos siempre una conducción prudente, anticipando cualquier posible riesgo que pueda surgir en la calzada para evitar problemas. De igual forma, te recordamos la importancia de circular siempre con tu coche en las mejores condiciones de mantenimiento para reducir el riesgo de accidentes y averías. Confía en nuestros profesionales no sólo para efectuar las revisiones recomendadas por la marca de tu coche, sino para cualquier otra operación de mantenimiento o reparación que requiera tu vehículo. Los talleres de nuestra Red trabajamos para seguir siendo tu mejor opción a la hora de cuidar tu coche.Cada vez es más ostensible en la red viaria española la presencia de un mayor número de baches en las calzadas. La crisis y sus recortes han incidido negativamente en el gasto de las administraciones en la conservación de las carreteras.

Para complicar un poco más la situación, las nevadas y lluvias de los últimos meses han elevado el número de socavones peligrosos para los neumáticos y otros componentes del vehículo en más de un 165%.

Un problema que parece que no tendrá una solución definitiva a corto plazo, al menos en las vías dependientes del Estado, ya que el Proyecto de Presupuestos para 2018 que ha hecho público el ministro de Fomento contempla una reducción del 4,3% con respecto a 2017 en la partida destinada a conservación de carreteras y seguridad vial, pasando de 958,1 millones de euros el año pasado, a 917 millones para este ejercicio.

Y eso que, según el último informe sobre necesidades de inversión en carreteras elaborado por la Asociación Española de la Carretera (AEC), de 2015, los firmes acumulan un déficit en mantenimiento de 6.617 millones de euros.

Por este motivo, es muy importante que tengamos mucha precaución cuando circulemos para evitar que nuestro vehículo impacte a una velocidad lo suficientemente elevada como para que provoque no sólo una importante avería en nuestro vehículo, sino, incluso, un accidente.

¿Cómo afectan los baches en mi coche?

El primer componente que se puede ver daño por la incidencia de los baches son los neumáticos. La colisión violenta de cualquier rueda con un socavón castiga tanto la estructura interna de la cubierta como su banda de rodadura. Dichos daños pueden extenderse a la llanta, comprometiendo gravemente la estanqueidad del conjunto. Algo que aumenta de forma exponencial la posibilidad de sufrir un reventón en carretera, con los peligros que esto conlleva.

Sin embargo, las ruedas no son el único componente que puede verse afectado por los baches en el asfalto. Piensa que prácticamente cualquier pieza de nuestro coche es susceptible de sufrir daños por las vibraciones, y el golpe violento, que se produce al superar un bache.

Así, los baches también pueden provocar daños más o menos importantes en el chasis de tu coche, que normalmente no son visibles inmediatamente. Los amortiguadores acortan su vida, y, además, al deteriorarse pueden perjudicar a otros elementos, como los neumáticos, e incluso poner en riesgo tu seguridad. Asimismo, los brazos de suspensión también pueden dañarse, así como otros elementos (silentbocks, rótulas…) de los sistemas de suspensión y de la dirección. Incluso, hasta los anclajes del motor se pueden ver dañados.

De igual forma, la puesta a punto también se puede resentir. Lo más habitual es que los baches provoquen la pérdida de los plomos que, a modo de contrapeso, equilibran el neumático, generando vibraciones en la dirección. También puede alterarse la geometría de la dirección y los ejes, al perderse la alineación y el paralelo del coche.

Otros daños de los baches

La consecuencia secundaria de un bache puede llegar incluso a provocar la rotura del parabrisas de nuestro coche. Cada coche que pasa sobre un bache lo va empeorando. El alquitrán y la gravilla se desprende, y esos restos pueden ser proyectados a los coches que nos preceden.

De manera que, en tramos con el firme en mal estado, y muchos baches, hemos de ser especialmente cuidadosos manteniendo una distancia prudencial con el coche que nos precede. Incluso, en zonas en las que los baches han sido solucionados con parches, hemos de extremar la precaución y mantener la distancia de seguridad con otros vehículos para evitar daños en el parabrisas. Los parches que se utilizan para reparar algunos baches también generan gravilla sobre el asfalto.

Por otra parte, no es común que nos encontremos con baches tan profundos como para generar otros daños, pero existen. Sin embargo, superar un bache a gran velocidad, o hacer lo propio en baches realmente profundos, aún puede entrañar peligros mayores, como la pérdida del control de nuestro vehículo, o incluso dañar los bajos de nuestro coche, las defensas, o la línea de escape.

Consejos para evitar averías por los baches

A la vista de las consecuencias que puede tener pasar por encima de un bache, no es necesario incidir en por qué es tan importante tratar de esquivarlos y, sobre todo, aminorar la velocidad en vías muy bacheadas.

Otro consejo a seguir, que sirve igualmente para badenes, resaltos…, es no frenar inmediatamente antes de llegar al bache, pues la frenada y la inercia hacen que el vehículo se incline hacia adelante, acentuando el efecto de hundirnos y, en consecuencia, el efecto que puede producir el bache.

De igual forma, tampoco es buena idea acelerar en pleno socavón, ya que podemos encontrarnos con que, durante un instante, las ruedas pierdan el contacto con el asfalto, y momentáneamente perdamos el control del vehículo.

De este modo, debemos frenar al máximo y con la suficiente antelación cuando avistemos un bache en nuestra trayectoria. Si, a pesar de las precauciones, golpeamos un neumático, revisa la rueda golpeada nada más producirse el incidente, buscando las huellas del impacto en la banda de rodadura, en los flancos o en la propia llanta.

Si percibes cualquier daño acude a un taller de confianza para que analicen el estado de la rueda. Del mismo modo, no evites la visita a un profesional de la reparación si notas algún ruido extraño en la suspensión o traqueteo o vibración en el volante, o bien percibes que el volante va ligeramente girado hacia un lado cuando el coche avanza en línea recta.

Una vez confirmado que los daños causados en algún neumático implican necesariamente su sustitución, recuerda que debes cambiar los dos del mismo eje. Y si el golpe ha sido muy violento es posible que debas sustituir también la llanta, ya que puede perder su estanqueidad, con pérdidas peligrosas de presión del neumático.

Confía en Autofit

Y si por mala fortuna, los baches de la carretera provocan un accidente en el que te veas implicado, denuncia y reclama a la administración responsable de la vía.

En Autofit, te recomendamos siempre una conducción prudente, anticipando cualquier posible riesgo que pueda surgir en la calzada para evitar problemas. De igual forma, te recordamos la importancia de circular siempre con tu coche en las mejores condiciones de mantenimiento para reducir el riesgo de accidentes y averías.

Confía en nuestros profesionales no sólo para efectuar las revisiones recomendadas por la marca de tu coche, sino para cualquier otra operación de mantenimiento o reparación que requiera tu vehículo. Los talleres de nuestra Red trabajamos para seguir siendo tu mejor opción a la hora de cuidar tu coche.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar

Cómo afectan los baches en tu coche y cómo evitar posibles averías

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nombre *