averías costosas

Llevar a cabo un buen mantenimiento del vehículo es un buen método preventivo ante futuras averías costosas.

Siempre te decimos que llevar a cabo un buen mantenimiento del vehículo es un buen método preventivo ante futuras averías costosas. Pero también es cierto que a veces, por mucho que cuides el coche, es inevitable que éste tenga algún fallo debido, por ejemplo, al desgaste natural que todo coche experimenta a lo largo de su vida útil.

Por lo que tarde o temprano todo automovilista está destinado a llevar su coche al taller mecánico, sí o sí. Pero claro, esta acción, la de dejar el coche en el taller porque se ha averiado, además de suponer un trastorno puede llegar a trastocar tu economía. Y es que el coche tiene ciertas averías que, a menudo, te hacen replantear si vale más la pena repararlo o directamente comprar otro vehículo. He aquí cinco de las reparaciones más costosas con las que te puedes encontrar.

Ranking de averías costosas:

  1. Inyectores: los inyectores son unas electroválvulas encargadas de suministrar la cantidad exacta de combustible que necesita el motor. Tanto en un diésel como en un gasolina tienen la misma función aunque los inyectores diésel son muchos más caros que los de un motor gasolina. Las averías, normalmente, son provocadas por su uso y en ocasiones por la mala calidad del combustible o virutas de suciedad o metálicas en el circuito, lo que provoca que se obstruyan. Llevar a cabo un mal mantenimiento del vehículo como apurar los filtros en exceso, circular demasiado tiempo en la reserva del depósito de combustible o un exceso de agua en el motor también pueden averiar estas piezas.
  2. Rotura de la correa de distribución: la correa de distribución es una cinta ancha de caucho que se encarga de transmitir el ejercicio del cigüeñal con el árbol de levas, las mismas que controlan la apertura y cierre de las válvulas del motor. La rotura de la correa es una de las más caras que puede tener el coche debido a la gran cantidad de elementos que dependen de ella. En ocasiones la rotura ocurre de forma imprevisible, pero en otros muchos casos podría haberse evitado.
  3. Junta de culata: la junta de culata es un elemento situado entre la culata y el bloque motor, encargado de asegurar la estanqueidad de la compresión del motor. Como ves, cumple una función clave y está ubicada en un lugar estratégico, donde sufre mucho. Los problemas en este elemento suelen venir provocados por el sobrecalentamieto del motor y su avería puede resultar muy costosa, por lo que detectar posibles daños a tiempo, te puede ahorrar dinero. Este tipo de avería se puede evitar si prestas atención a los testigos del coche y evitando que se sobrecaliente el motor.
  4. Turbo: el turbo es un sistema de sobrealimentación que comprime el aire que llega al motor, enviando más cantidad de oxígeno para mezclar con el carburante. Un turbocompresor suele superar los 250.000 kilómetros sin plantear ningún problema, pero si no se cuida adecuadamente puede que la visita al taller venga mucho antes de lo previsto.
  5. El embrague: el embrague es el encargado de transmitir la potencia del motor hasta la caja de cambios, permitiendo realizar el cambio de marchas a la vez que absorbe las sacudidas de la transmisión. Es uno de los componentes que más averías sufre. Mantener una buena lubricación es crucial para evitar un desgaste excesivo del mismo.

Si no sabes a quién acudir, en Autofit encontrarás profesionales cualificados donde poder reparar y cuidad tu automóvil.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar

Cinco averías costosas que puede sufrir tu coche
5 (100%) 1 voto[s]