Cambio de hora: así afecta a la conducción.... y a tu cocheEste domingo 26 de octubre realizaremos el cambio de hora por el que nos incorporamos al horario de invierno. En esta ocasión toca retrasar el reloj, con lo que a las 3 de la madrugada volverán a ser las 2. Un cambio de hora que se viene realizando desde 1973 y que siempre levanta controversia.

¿Cómo nos afecta? ¿En qué aspectos de nuestra vida influye? ¿también a nuestro coche? Si practicas un buen mantenimiento de tu vehículo no deberías preocuparte en esto último. Y menos aún si ese mantenimiento lo pones en manos de los talleres Autofit. Los profesionales de nuestra Red trabajan día a día para seguir siendo tu mejor opción a la hora de reparar o mantener tu coche.

El cambio de hora y la conducción

Como decíamos, este cambio de hora se comenzó a llevar a cabo anualmente a partir de 1973, cuando la crisis del petróleo. Entonces, los cambios horarios se fijaron en marzo y en septiembre. Así, este último se efectúa en octubre desde hace menos tiempo: 1996 ¿Cómo nos afecta y qué efectos tiene en la conducción?

Además de tener que conducir con menos horas de luz solar, también se pueden producir desajustes en nuestro organismo, como fatiga, sueño o distracciones. El cuerpo produce unas hormonas que funcionan según los ciclos de día y noche y de sueño y vigilia. Si se alteran estos ciclos, aunque sólo sea una hora, el sistema reacciona.

La DGT nos advierte que durante los tres o cuatro días siguientes podremos sufrir alguno de estos síntomas, porque el ritmo de vida sigue siendo el mismo aunque las horas no concuerden. Si eres propens@ a migrañas o estrés, ten especial cuidado al conducir, porque puedes estar más sensible a tener episodios de dolor.

¿Consejos? Adapta la velocidad a las nuevas condiciones y aumenta la distancia de seguridad; usa correctamente las luces; evita conducir con las luces interiores encendidas; mira los retrovisores con mayor; hidrátate (para reducir la sensación de cansancio y fatiga); no abuses de la calefacción; y, si lo consideras adecuado, conduce acompañad@ cuando anochezca.

Este cambio de hora también afecta a tu coche: los días tendrán menos horas de luz y, por tanto, los conductores circularán más tiempo de noche

El cambio de hora y tu coche

Pero eso no es todo. Este cambio de hora también afecta a tu coche: los días tendrán menos horas de luz y, por tanto, circularás más tiempo de noche. Este factor, unido a los cambios comentados en nuestro organismo, obliga a una mayor atención al volante ¿Y en tu vehículo?

Este cambio de hora implica la entrada ‘definitiva’ en el otoño y la cercanía del invierno, con todo lo que ello conlleva, además de menos horas de luz: mayor frecuencia de lluvias, nieblas, heladas… y tu coche debe estar preparado ¿A qué elementos debes prestar especial atención?

Revisa las ópticas del vehículo: el número de horas de luz se reduce hasta en 6 respecto al verano. En vehículos sin luces diurnas mejor circular con la luz de cruce puesta para hacernos más visibles. Comprueba que las lámparas funcionan correctamente y que los faros no presentan daños que afecten a la iluminación.

Comprueba el estado de la batería: la llegada del frío y las bajas temperaturas afectan a la batería, por lo que es importante que su nivel de carga sea el adecuado y evitar problemas. Y ante la mínima duda de ‘agotamiento’ acude a un taller para que comprueben su estado.

El parabrisas, sin defectos: con el cambio horario es importante llevar los cristales en perfecto estado, sobre todo, para evitar reflejos en la conducción, más probables pues conducimos durante más horas de noche, así como al amanacer y al atardecer.

Estado de las escobillas y el nivel del líquido lavaparabrisas: unido a lo anterior, además de estar en buenas condiciones, el parabrisas debe estar lo más limpio posible por lo que el estado de ambos elementos debe ser óptimo, para favorecer la conducción segura en horario nocturno.

Espejos retrovisores, estado y reglaje: comprueba que están en buen estado y no presentan daños que puedan provocar deslumbramientos. Y antes de comenzar tu viaje, revisa también su reglaje para evitar que te deslumbren las luces de carretera de los vehículos que circulen detrás de ti y también para evitar los ángulos muertos.

No te olvides de neumáticos, frenos…

Con las lluvias más frecuentes, los neumáticos deben contar con profundidad suficiente para hacerlas frente y evitar problemas como el aquaplaning. Además, los neumáticos de verano van perdiendo sus propiedades de adherencia a partir de los 7ºC (a menos temperatura, menor capacidad de agarre del caucho), por lo que cuanto más profundo sea el dibujo, menos impacto tendrá esa pérdida de adherencia.

En cuanto a los frenos ¿cuánto hace que no cambias discos y/o pastillas? Puede que haya llegado el momento… El sistema de frenos de tu coche ha de mantenerse en perfecto estado para garantizar un trayecto seguro.

Es fundamental que todos los componentes este sistema, pieza clave en el triángulo de la seguridad de tu automóvil junto a amortiguadores y neumáticos, esté en buen estado de mantenimiento. Y al menor síntoma de desgaste, acude a tu taller Autofit.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar