filtro de aceite

El filtro de aceite sirve para recoger todas las impurezas que se encuentran en suspensión en el aceite y pueden ocasionar daños en el motor.

Una de las rutinas de mantenimiento que se le debe practicar a un vehículo es el cambio del filtro de aceite. Pero esto, a menudo, es algo que los conductores no llevan a cabo. Una decisión que puede tener graves consecuencias en el motor del coche.

Cambiar el aceite y su filtro de manera regular, siguiendo las indicaciones del fabricante, garantiza un mejor rendimiento y una mayor vida útil del motor. Pero ¿sabes por qué?

El aceite en el motor reduce la fricción originada durante el movimiento de las partes móviles, reduciendo el desgaste y la pérdida de potencia. Por eso es importante mantener el aceite limpio y sin partículas en suspensión, ya que de lo contrario estas aumentan el rozamiento y el desgaste que, en este caso, si no llega  romper, sí que hará que los consumos de combustible sean superiores e incluso haya una pérdida de potencia importante.

El filtro de aceite, que se encuentra en el circuito de lubricación del vehículo, sirve precisamente para recoger todas esas impurezas que se encuentran en suspensión en el aceite y pueden ocasionar daños en el motor. Si al cambiar de aceite no se cambias también el filtro, la excesiva acumulación de agentes contaminantes puede llegar a desgastar prematuramente el motor.

¿Cuándo cambiar el filtro de aceite?

Sigue siempre las indicaciones del fabricante en el manual del coche. Pero por regla general, la vida útil de un filtro de aceite ronda los 10.000km y desde Autofit te aconsejamos sustituirlo cada vez realices un cambio de aceite al vehículo, para evitar que se filtren los residuos acumulados en el aceite nuevo.

¿Qué aspecto tiene un filtro de aceite?

Un filtro de aceite es un cartucho que esconde diferentes capas de elementos porosos, por donde pasa el lubricante para ser filtrado. Si está en buenas condiciones retiene más de 97% de partículas, muy pequeñas, de entre 10 y 40 micras de tamaño (un cabello tiene un espesor de unas 60, para que te hagas una idea de lo pequeñas que pueden ser).

Hay diferentes tipos de filtros:

  • Filtro de aceite con cartucho intercambiable: Mantiene la carcasa exterior y solamente hay que cambiar el filtro interior. Son más baratos, pero también más difíciles de cambiar para manos inexpertas. Suelen encontrarse en motores diésel.
  • Filtros de aceite monoblock: Se trata de una sola pieza, muy sencilla de extraer y reemplazar. Son los más habituales.
  • Filtro de aceite centrífugo: Emplean una fuerza centrífuga, que moviliza el aceite a su paso, para empujar las partículas nocivas hacia un papel de filtro. Los usan sobre todo diésel de gran tamaño.

Para cualquier información, consulta a las profesionales de Autofit.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar