La aguja siempre debe estar por debajo de la zona roja y por encima de la zona azul. En caso contrario, consulta con tu taller Autofit.

El termostato es una pieza clave para el buen funcionamiento del motor. Este componente, inserto entre el radiador y el motor, forma parte del circuito de refrigeración y es el que se encarga de mantener la temperatura adecuada y constante en el motor.

En general, este dispositivo va montado en los conductos del refrigerante y regula el flujo de este líquido al radiador para garantizar la temperatura óptima.

Se trata de una válvula metálica con un resorte que se abre y se cierra, dependiendo de la temperatura del líquido de refrigeración, dejando pasar más o menos refrigerante al radiador para controlar la temperatura del motor.

Cada termostato tiene indicado en su parte exterior a la temperatura que se abre, algo a tener en cuenta en caso de cambiarse, ya que debe ser reemplazado por uno de igual temperatura de funcionamiento.

¿Por qué se producen averías en el termostato?

Existen dos tipos de averías en esta pieza. La primera es que se quede cerrada, por lo que la temperatura del motor se elevaría; y la segunda, que se quede abierta y, por tanto, baje la temperatura.

  • En caso de que el termostato se quede cerrado el líquido no podrá circular hacia el radiador, lo que provocará un sobrecalentamiento del motor, con los riesgos que ello comporta.
  • En el caso contrario, es decir, si el termostato queda abierto, el líquido no se calienta a su debido tiempo y por lo tanto el motor se enfría. Ello tiene varias consecuencias. Por un lado, se podría producir un desgaste del motor por fricción ya que los metales se contraen por la temperatura y, por otro lado, el sensor de temperatura del refrigerante al medir una baja temperatura inyectará más combustible para compensar y, por consiguiente, las emisiones contaminantes se elevarán y el rendimiento de la gasolina disminuirá de manera evidente.

Es importante, pues, prestar atención al indicador de la temperatura del motor del coche, aunque que nos muestra la temperatura del refrigerante. La aguja siempre debe estar por debajo de la zona roja y por encima de la zona azul, en caso contrario consulta con tu taller Autofit. En algunos modelos este indicador de aguja ha sido sustituido por una luz. Si se enciende la luz azul indica que el motor está frío y si es roja indica sobrecalentamiento.

Llevar a cabo un buen mantenimiento del vehículo en tu taller de confianza Autofit es básico para evitar este y otros problemas.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar