Atascos: Cómo evitar averías en tu coche

Averías en atascosLos grandes desplazamientos aparejados a las vacaciones suelen traducirse en atascos. Las entradas y salidas a las zonas costeras o las visitas a puntos turísticos de interés pueden convertir la carretera en un embudo que pondrá a prueba nuestra paciencia, nuestro depósito de combustible y la mecánica de nuestro automóvil. Atascos que pueden jugar una mala pasada a tu automóvil si no tomamos ciertas precauciones.

Así que recuerda que, además de poner tu coche a punto, deberás de tomar medidas para que los atascos no tengan una incidencia negativa en componentes clave de tu automóvil como el embrague, el motor de arranque, la batería o el sistema de refrigeración.

¡Precaución, amigo conductor!

Puedes evitar averías en los atascos

Meter primera, avanzar unos metros, parar… y volver a empezar. La salida de las grandes ciudades puede convertirse en una pesadilla en los días clave de la Operación Salida. Días en los que puede que eches de menos no haber adquirido un coche automático. Pero no desesperes y presta atención a la forma en que conduces para no dañar el embrague.

Es recomendable que pongas punto muerto cuando no necesites que el motor mueva el coche en vez de mantener el pedal del embrague pisado a fondo. Algunos conductores creen que de este modo los discos del mecanismo se mantienen separados evitando el desgaste, pero ello no impide que otros de los múltiples componentes de este sistema, como el cojinete de empuje, las láminas del muelle de diafragma, la palanca de empuje o el cilindro maestro, entre otros, trabajen innecesariamente. Así que mantén el embrague pisado el menor tiempo posible para cuidar de todo el sistema.

Cuidado con el motor de arranque

Por otra parte, no es recomendable hacer trabajar en exceso al motor de arranque cuando estamos metidos en un atasco. La batería de tu coche te lo agradecerá. La radio no consume mucha energía, pero sí lo hacen las luces de cruce, la luneta térmica -cuando es necesaria-, el climatizador, los elevalunas… Prescinde del uso de todo lo que no sea necesario y tu batería responderá adecuadamente cuando necesites volver a ponerte en marcha.

En general, trata de evitar todo aquello que puede suponer un “calentón” innecesario para tu coche. Los electroventiladores de los coches actuales están siempre alerta para contrarrestar cualquier eventual subida de temperatura, pero no está de más ayudar a tu vehículo con una conducción suave o apagando el motor cuando llegamos a una gran retención siempre que sea posible.

Pero sobre todo, y por encima de los demás consejos, asegúrate de que tu coche está a punto manteniéndolo en taller Autofit de confianza.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar

Atascos: Cómo evitar averías en tu coche

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad