filtro de habitáculo

Los filtros interiores protegen la salud de los ocupantes del vehículo al retener eficazmente las sustancias dañinas procedentes del aire.

Se calcula que más del 30% de los españoles sufre alguna alergia y de éstas, cerca del 60% afectan a las vías respiratorias. Si tú, amigo conductor, eres uno de estos alérgicos esto te interesa.

Estamos en primavera y los alérgicos, igual que las flores, empiezan a brotar. El polen, las esporas… están por el aire, igual que lo está el humo de los vehículos, el hollín del diésel, el polvo, bacterias y óxidos de nitrógeno. Mientras conduces estás ‘a salvo’ de toda esa contaminación gracias a la existencia del filtro de habitáculo, cuya función es precisamente la de impedir que estas sustancias dañinas que se encuentren en el aire entren en el interior del coche. Por eso es altamente recomendable que el filtro lo tengas en perfectas condiciones, porque si no, no cumplirá bien su función.

¿Qué tipos de filtros hay?

Los filtros de habitáculo estándares son una potente herramienta para combatir los malos humos, ya que son capaces de atrapan partículas minúsculas, de un diámetro inferior a 0,0025 mm.

Existe también un filtro que ofrece una mayor protección. Se trata de los filtros con carbón activo, capaces de retener también gases nocivos como el óxido de nitrógeno y el carbono. La estructura esponjosa del carbón activo puede atrapar incluso partículas microscópicas que miden 500 veces menos que el diámetro de un cabello humano. Ambos filtros son intercambiables.

¿Cuándo cambiar el filtro de habitáculo?

La capacidad de absorción de estos filtros es limitada y cuando está sobrecargado de partículas hay que cambiarlo. Desde Autofit recomendamos que cambies el filtro de habitáculo cada 15.000km, aunque todo dependerá del entorno en el que acostumbras a circular. Si circular en ciudad y con mucho tráfico probablemente deberás cambiarlo antes que si circulas en un ambiente rural, por ejemplo, ya que el aire de la ciudad es menos puro.

En cuanto a la época del año, el inicio de la primavera es el mejor momento para hacer este cambio porque, por un lado, es cuando se inicia la temporada de polen y es bueno tenerlo a punto, y por otro lado porque el otoño y el invierno son épocas bastante húmedas, y probablemente el filtro esté lleno de moho y de bacterias.

¿Cómo saber si te falla el filtro de habitáculo?

Indicios que hacen sospechar que debes cambiar el filtro son, por ejemplo, cuando los limpiaparabrisas no se desempañan con rapidez, o si percibes un olor desagradable al accionar el aire.

Estos son dos claros ejemplos de que tu filtro no funciona del todo bien. Por lo que no pierdas ni un instante y acércate a cualquiera de los talleres de la red Autofit para que te cambien el filtro de interior.  La salud tuya y la de tus familiares lo agradecerán.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar