¿Sabías que hasta el 35% de los coches que acude al taller en verano lo hacen por el aire acondicionado? Y es que revisar este sistema de tu vehículo, en cualquier momento del año, nos ayudará a que en verano esté en perfecto estado.

¿Qué tal si te acercas por tu Autofit de confianza y pones tu coche a punto? Benefíciate ahora, además, de nuestra fántástica Campaña 0,0 Averías y gana fantásticos premios. ¡Apúntate a la revisión Autofit!

No en vano, en esta época, cuando sube el mercurio, y también pasamos más horas en el coche (aumentan nuestros desplazamientos por ocio), el aire acondicionado nos ayuda a reducir la temperatura dentro del habitáculo.

Y no sólo por confort. Conducir con una temperatura superior a 35ºC no es bueno para tu seguridad, pues hace que reaccionemos más lento y tiene un efecto similar a conducir con una tasa de alcoholemia cercana a 0,5 gr/l en sangre.

Por eso, conviene que el sistema funcione correctamente. Y si no es así, ponte en manos de los mejores profesionales. Confía en los talleres de Autofit: trabajamos día a día para ser tu mejor opción para reparar o mantener tu vehículo en perfecto estado.

Principales averías del aire acondicionado

La operación más simple que te puede llevar al taller es la recarga del gas del circuito del aire acondicionado. Los fabricantes recomiendan realizarla aproximadamente cada dos años. No obstante, esto dependerá de la temperatura y la humedad de tu zona de residencia.

Si debes recargar el gas frecuentemente, esto podría esconder una avería o fuga en el sistema ¿Cuáles son las averías más habituales?

Fugas en el sistema

El circuito del aire acondicionado es cerrado y en condiciones perfectas no debería necesitar recargas. Sin embargo, un mal mantenimiento o un mal uso, así como el paso del tiempo pueden volver porosas las tuberías o producir grietas en ellas que dejen escapar el gas refrigerante.

Fallo del compresor

Si la climatización no funciona y se ha comprobado que no hay fugas, puede que el condensador, la válvula de expansión o el compresor estén fallando. Normalmente, la falta de mantenimiento o una lubricación insuficiente por falta de estanqueidad suelen estar detrás de su fallo. Cualquier avería eléctrica o mecánica en el sistema también hará que el compresor se desactive.

Fallo del evaporador, ventilador…

El ventilador, encargado de impulsar el aire por el habitáculo, puede fallar por varias causas (una avería eléctrica, por ejemplo), mientras que el problema más común del evaporador se produce por la corrosión que puede causar una fuga. Este problema ocurre cuando hojas u otro material orgánico entran en la carcasa del evaporador.

Fallo del condensador

Si notas que la potencia de la refrigeración es baja, que el aire acondicionado falla o que el ventilador está en continuo funcionamiento, puede ser que el condensador esté fallando, por la existencia fugas o de suciedad.

Fallo de los filtros

Los filtros del sistema pueden ser deshidratantes o acumuladores. Este filtro elimina los cuerpos extraños y la humedad del gas. Para evitar que afecten al sistema, conviene cambiarlos cada 2 años. Asimismo, el sistema puede acumular polvo, insectos… Por eso, el filtro de habitáculo o antipolen debe sustituirse cada 15.000 km o al menos una vez al año.

Mal mantenimiento

La falta de mantenimiento del aire acondicionado puede producir pérdida de gas y aceite del compresor. Esta falta de gas y lubricante llega a ocasionar roturas en elementos internos.

También, un mal mantenimiento puede favorecer la acumulación de suciedad y humedad en los conductos, lo que provoca la aparición de bacterias y moho, que desprenden un olor desagradable característico.

Esa falta de mantenimiento es aún más problemática en zonas costeras, donde se suma la corrosión por la humedad y la salinidad que afectan a los mecanismos del sistema.

Usa bien el aire acondicionado

Un mal uso del aire acondicionado contribuye a que aparezcan estos fallos. Así, además de ventilar el vehículo unos minutos antes de iniciar la marcha, conviene que sigas estos consejos: no lo enciendas a su máxima potencia nada mas arrancar; no mantengas activado el botón de recirculación del aire; y enfoca de forma correcta (hacia arriba) los difusores. Y sitúalo en 22-24ºC.

Mantener el aire acondicionado en buenas condiciones también protege el medioambiente, ya que ahorra combustible, y reduce emisiones contaminantes.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar