Aire acondicionado del coche.Los sistemas de climatización son elementos de confort y, además, forman parte de la seguridad activa de los vehículos. Según recuerda la DGT, está comprobado que conducir con altas temperaturas puede aumentar la sensación de cansancio y reducir la capacidad de concentración, incrementando así el riesgo de accidente.

Si hasta hace relativamente poco, tener aire acondicionado era un lujo; hoy día, en cambio, en nuestro mercado es prácticamente de serie. Asimismo, el climatizador, a pesar de tener un coste extra mayor a la hora de adquirir un coche nuevo, actualmente ya es muy accesible y su implantación cada vez más extendida.

Si nuestro coche está equipado con aire acondicionado únicamente disponemos de un interruptor con el que activarlo y sólo nos permite regular el nivel de frío, así como elegir la velocidad del ventilador, sin conseguir una temperatura estable.

Mientras, el climatizador nos ofrece la posibilidad de seleccionar la temperatura exacta que deseamos. Su funcionamiento está controlado por una unidad electrónica que, en función de algunos parámetros (velocidad, temperatura, etc.) y de la temperatura marcada, interviene eléctricamente sobre algunos actuadores cambiando su posición o funcionamiento.

De este modo, nos permite seleccionar distintas temperaturas de forma simultánea en sus diferentes salidas, ya sean dos en la parte delantera o incluso cuatro, si añade otras tantas en la parte trasera del habitáculo.

Revisiones periódicas

El sistema de climatización, al igual que el resto de los componentes de un vehículo, debe revisarse periódicamente. Según un estudio, hasta un 10% del gas refrigerante puede perderse anualmente a través de los elementos de unión, lo que supone que a los 2-3 años la potencia de refrigeración ha disminuido casi un tercio de su capacidad. Llegados a ese punto, será necesario realizar una recarga del circuito.

Para un correcto mantenimiento del sistema de aire acondicionado, es aconsejable hacerlo funcionar cada 15 días –durante todo el año–, aunque sea sólo 5 minutos.

En cambio, si disponemos de climatizador, esto no sucede, ya que el compresor trabaja siempre, aunque lo que demandemos sea calor, pues lo que hace es mezclar aire frío y caliente para proporcionar la temperatura y humedad ideal.

Consejos para un buen uso

Para realizar un uso racional y eficiente del aire acondicionado, es recomendable seguir una serie de pautas, especialmente en verano, ya que el uso del aire acondicionado incrementa hasta un 20% el consumo. De este modo, es aconsejable:

Aparcar a la sombra siempre que sea posible.

Abrir las puertas unos instantes antes de subir al vehículo para airear el habitáculo y reducir la acumulación de calor.

Activar a máxima potencia el aire acondicionado y el ventilador durante los primeros minutos para conseguir una rápida refrigeración.

– Tener siempre en cuenta que la temperatura óptima del habitáculo está alrededor de los 24ºC.

Confía en Autofit

Para concluir, de nuevo recordar que el sistema de climatización requiere un mantenimiento periódico no sólo por la recarga del circuito, sino por la revisión, y en su caso sustitución, de sus distintos elementos (enfriador o evaporador, compresor y condensador, filtro antipartículas…).

Circular con el sistema de refrigeración en perfectas condiciones permitirá un mayor confort a los ocupantes del vehículo, especialmente al conductor, lo que contribuirá a una mayor seguridad. Confía en los profesionales de Autofit para mantener tu aire acondicionado o climatizador.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar

Aire acondicionado o climatizador: cómo funcionan y cómo mantenerlos
4 (80%) 1 voto