9 testigos que si se encienden en marcha deben preocuparteLos cuadros de mando de los vehículos incorporan decenas de testigos o ‘lucecitas’ que te ofrecen información esencial. Cuanto más moderno sea tu coche, más innovaciones tendrá por lo que irá acompañado de más testigos, que también variarán si tu coche es de gasolina, diésel o híbrido.

Aunque muchos testigos son sólo informativos (freno de mano activado, puertas abiertas, cinturones sin abrochar…), la mayoría avisan de un posible fallo o avería, y no sólo en el motor.

Por eso, si alguno de estos testigos se enciende en carretera, conviene que te acerques a un taller para que detecten la causa y así evitar que el problema se agrave. Aquí, tu Autofit de confianza puede ayudarte. Y es que los profesionales de Autofit podemos solucionar cualquier problema que pueda surgir en tu coche.

Y para evitar averías en carretera que arruinen tu viaje, repasa los nueve testigos que pueden encenderse en tu coche mientras circulas y que no conviene que ignores.

Los testigos más preocupantes en carretera

Nivel del aceite del motor

Testigos: nivel de aceiteEste testigo indica que el nivel de aceite del motor ha disminuido. Si se ilumina, para lo antes posible y deja enfriar el motor para revisar el nivel. Si éste no es muy bajo, puedes rellenar con el aceite adecuado.
En cambio, si ha bajado mucho, lo mejor es cambiar el aceite pues es probable que ya no esté en buenas condiciones y no es aconsejable mezclarlo con aceite nuevo.

Presión del aceite

Testigos: presión del aceiteSi el mismo testigo es de color rojo, la presión del aceite es demasiado baja. Detén el coche lo antes posible, espera unos minutos y comprueba si el nivel está dentro de los límites. Circular con un problema en la lubricación puede provocar graves daños en el motor. Este testigo suele encenderse si la presión a la salida de la bomba es inferior a la mínima necesaria. Suele deberse a un fallo en la bomba o un nivel de aceite muy bajo en el cárter.

Temperatura del motor

Testigos: temperatura del motorEs uno de los más temidos… aunque no tiene por qué ser grave. Este testigo se encenderá si el motor se calienta porque no hay refrigerante o el nivel es muy bajo. No obstante, un ‘calentón’ no siempre es síntoma de avería ni tiene consecuencias si se detiene el vehículo de inmediato y se deja que el motor se enfríe. También puede encenderse porque la temperatura ha bajado demasiado. En cualquier caso, lo recomendable es apagar el motor para evitar males mayores y comprobar, pasados unos minutos, el nivel del líquido refrigerante.

Batería

Testigos: bateríaEl símbolo rojo de la batería suele indicar que no se está cargando, aunque también puede deberse a un fallo en el sistema eléctrico o a que el alternador no genera suficiente tensión para proporcionar energía a todos los sistemas. Si ocurre esto, no apagues el coche: puede que no puedas volver a arrancarlo. Lo que sí debes apagar son todos los sistemas que consuman electricidad (aire acondicionado, radio…) y ve directo al taller.

Fallo en los frenos

Testigos: fallo en los frenosEn el caso de los frenos, existen varios testigos de avería, siendo de nuevo el rojo el más peligroso. Si se ilumina, el nivel del líquido de frenos es bajo (ya sea por fuga o porque hace tiempo no lo cambiamos). En cualquier caso, la capacidad de frenado se verá reducida, así que detente en cuanto puedas y pide asistencia. También podría ser un problema menor, como la avería del asistente de arranque en pendiente o del servofreno de emergencia.

Fallo en la dirección asistida

Testigos: fallo en la direccion asistidaEste testigo (puede ser amarillo o rojo) indica un fallo en el sistema eléctrico de asistencia a la dirección. En el mejor de los casos, puede tratarse únicamente de una incidencia leve, aunque también es posible que deje de funcionar por completo. Conducir sin dirección asistida es posible, pero no recomendable: no sólo por la mayor resistencia que ofrecerá el volante, sino también porque puede dañarse la transmisión.

Presión de los neumáticos

Testigos: presion de los neumaticosEl sistema TPMS —obligatorio desde 2013 en todos los turismos nuevos— avisa cuando alguna de las ruedas ha perdido aire. Si se enciende, detente para comprobar la presión si no quieres sufrir un reventón  (lo ideal es que esperes a que los neumáticos se enfríen). Si mides la presión con las ruedas calientes, agrega 0,2 o 0,3 bares a la recomendada. Solventado el problema, hay que reiniciar el sistema.
Por otro lado, si compruebas la presión y es correcta, podría significar que hay un fallo en el control de presión por lo que deberás acudir al taller para una revisión del sistema.

Avería del motor

Testigos: avería del motor Sin duda, el testigo que puede provocar más sudores. Puede ser un icono de motor y/o el mensaje ‘Check’ o ‘Check engine’. Las causas por las que se puede encender son numerosas. Así, puede sugerir una necesidad de cambio del sensor de oxígeno, del catalizador, de bujías, de la tapa del combustible, del termostato, de las bobinas de encendido, del caudalímetro, de los cables de las bujías, de la válvula de control de emisiones o del sistema de evaporación de emisiones. Lo mejor: acudir lo antes posible a un taller.

Nivel de combustible

Testigos: nivel de combustible bajoPor último, no es para volverse locos (por lo general, los turismos tienen una reserva que permite circular entre 50 y 120 km dependiendo de la capacidad de cada depósito), pero si se enciende este testigo debemos repostar lo antes posible. Circular en la reserva y tener que aprovechar los últimos litros de combustible no puede convertirse en una costumbre, si no queremos dañar el motor con las impurezas que se acumulan en esos últimos litros.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar