avería carretera

El RACE realizó un total de 824.000 servicios de ayuda al automovilista durante el año 2016, lo que supone un 16% más respecto al año 2015.

Los datos del último Barómetro del Automóvil realizado por el Real Automóvil Club de España (RACE) así lo indican: los conductores españoles siguen desatendiendo el mantenimiento de sus vehículos, con el peligro que ello conlleva no sólo para la seguridad vial sino también para su economía.

Así, entre las principales conclusiones del barómetro del pasado año se muestra una tendencia al alza de las averías. En concreto 2016 registró un 16% más de percances que 2015.

Tipos de averías

Durante el año pasado el RACE sumó un total de 1.217.000 asistencias, de las cuales, 824.000 fueron como consecuencia de una avería mientras circulaban con su vehículo.

Tras analizar todas esas asistencias, las baterías siguen siendo, según el Barómetro del Automóvil, el principal quebradero de cabeza de los conductores, con más de 165.000 casos, seguida por los problemas en los neumáticos y los accidentes de tráfico, que aparecen en tercer lugar con un aumento respecto a 2015 del 23,4%.

De las más de 140 causas registradas por el club automovilístico como causa de una avería en el vehículo aparecen casi 6.000 errores en el repostaje, 870 descuidos con las llaves del vehículo se identifican 10 categorías generales en los que se agrupan los fallos mecánicos, entre los que destacan los problemas directamente relacionados con el motor.

 

Las averías que más han crecido

Aunque todas las averías han registrado un aumento, algunas han crecido de forma notable según señala el RACE. Estas son, por ejemplo, las relacionadas con la bomba y la inyección de coches diésel, que han experimentado un crecimiento porcentual del 47.2% y que ahora suponen un 6.4% del total; o el motor de arranque (un 17.6% más y el 4.1% del total).

Como el RACE viene alertando en los últimos meses, la falta de mantenimiento es un problema que puede derivar en una avería mecánica, o en el peor de los casos en un accidente de tráfico. Los fallos que afectaron al motor aumentaron un 14,6%, los del disco de embrague un 45,8% o la correa del alternador un 32% más, circunstancias que pueden suponer un perjuicio para el usuario, y que podrían ser detectables en las revisiones periódicas que marca el fabricante para un correcto funcionamiento del vehículo.

Tal y como indica el club automovilístico, una revisión de los elementos de desgaste, con visitas programas al taller, reduce el riesgo de averías mecánicas en el vehículo, sobre todo ante grandes desplazamientos, en los que se somete al vehículo a un mayor esfuerzo. Además, el llevar a cabo un mantenimiento periódico mejora la eficiencia del vehículo, reduce los consumos y las emisiones y alarga la vida del coche. Si hace tiempo que no te pasas por el taller, deberías pedir cita ya en tu taller Autofit de confianza. Por seguridad y por un mayor ahorro.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar